IMG_1720

Alumnos de Propedéutico Generación 2015 cuentan cómo ha sido su primer año como universitarios en nuestra casa de estudios, destacando las herramientas que les entregó el programa para mantenerse en la educación superior.

Con los resultados de la PSU 2016 ya en conocimiento, alumnos de todo el país se preparan para postular a los distintos programas que ofrecen las universidades nacionales, para empezar de esta manera su formación profesional. No obstante, el siguiente reto que aparece en sus horizontes es lograr mantenerse dentro de la carrera que escogerán.

Es por ello que, alumnos de la primera generación de Propedéutico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso en conjunto con la Vicerrectoría Académica, correspondiente al año 2015, quisieron entregar su experiencia en el programa y en su primer año de universidad a los nuevos estudiantes, donde destacan el aprendizaje obtenido en este plan de estudios y su mérito de haber conseguido un 0% de deserción en su primer año de educación superior.

15259223_10210668924028936_2700298687705475430_oNicolás Alcayaga, ex alumno del programa Propedéutico y hoy estudiante de Ingeniería Civil en la PUCV, destaca que el programa Propedéutico le entregó las herramientas necesarias para aprender a administrar sus tiempos de estudio, hecho que le permitió, en su primer año de universidad, sortear sin dificultades los ramos que cursó. “En gran modo ayudó mucho a que me acostumbrara a este peso, porque ahora esa carga académica que sentía, la sentí durante todo el año pero la supe controlar, supe cómo sacarla adelante”, agrega Alcayaga.

diego-chiguay-generacion-prope-2015Por la misma vereda, Diego Chiguay, también ex alumno del programa y hoy estudiante de Kinesiología, agrega que “Lo que más puedo destacar de Propedéutico fue la forma en que me enseñaron a enfrentar mi primer año de Universidad para poder pasarlo de manera satisfactoria”. Además, resalta la importancia de los métodos de enseñanza del programa, destacando la importancia tanto del estudio individual y de grupo, cuestión que le ayudó para relacionarse e integrarse con sus compañeros de carrera.

Así mismo, Loreto Castro, hoy futura profesional de Traducción e Interpretación de Inglés-Español, recalca los contenidos vistos en el programa, los cuales aparecieron posteriormente dentro de los ramos de su carrera, además de las habilidades obtenidas en relación a la organización de su tiempo y la eficacia del estudio. “Todo lo que aprendí en el Propedéutico me ayudó mucho en el primer año de universidad, porque lo enfrenté de forma segura, desde organizar mi tiempo hasta cómo tomar apuntes. Eso me permitió aprobar el primer año sin problemas, me fue bien en todo”, finaliza Castro.

Calificada como una generación de habilidades blandas por las carreras que en su mayoría escogieron, cabe señalar que, de un total de 25 alumnos que egresaron el 2015, 24 ingresaron a la universidad, siendo 18 de ellos alumnos de la PUCV en la actualidad, quienes cuentan con un 0% de deserción en su primer año de educación superior, cuestión que servirá de aliciente para la nueva generación que ingresará el 2017.

Por Carolina Gaete Villanueva