Luego de su segundo año de implementación, el programa Propedéutico de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso en conjunto con la Vicerrectoría Académica, ha logrado posicionarse como una iniciativa efectiva en términos de educación. Desde su inicio hasta la fecha, ha crecido académicamente de forma simultánea con sus estudiantes y también comunicacionalmente como convenio educativo dentro de la comunidad universitaria PUCV.

Tras el egreso de la segunda generación Propedéutico el 2016 y su ingreso a nuestra casa de estudios, sumado al éxito avasallador de la primera generación durante el primer año de universidad, la opiniones surgieron desde todos los públicos, por lo que, se hizo necesario consultar la percepción de los actores involucrados respecto de los alcances del programa y su implementación. De todos los actores entrevistados, autoridades universitarias, académicos, estudiantes, apoderados y funcionarios del programa Propedéutico, se tomaron algunas opiniones en representación de cada grupo.

Sr. Nelson Vásquez Lara, Vicerrector Académico PUCV, fue la autoridad universitaria que entregó el primer voto de confianza para que la iniciativa se llevara a cabo y quien ha señalado en más de una oportunidad que: “Como Universidad estamos convencidos que el talento está repartido equitativamente en toda la sociedad, no discriminando condición socioeconómica o establecimiento educacional, y es tarea de la política de pública y de nuestra Universidad colaborar con su desarrollo: detectar el talento en todos los espacios educativos y darle mayores oportunidades para que puedan desarrollarse con valores y mejores herramientas. Es por eso que este programa abre las puertas de nuestra Casa de Estudios a jóvenes destacados, con buen rendimiento, esperando que no sólo reciban esas herramientas para desenvolverse en la educación superior, sino que también se integren y perseveren”.

Así mismo, la opinión de funcionarios y docentes del programa resultó indispensable para armar un escenario tan acotado como fuera posible de la percepción de los públicos que conforman la comunidad universitaria. Por esa vereda, Andrea Marchant, Coordinadora Académica de Propedéutico, señala que: “Propedéutico es una oportunidad que valora la excelencia académica, puesto que se trabaja con el 10% a 15% de los estudiantes superiores académicamente de cada establecimiento. Si bien tienen buen rendimiento, a veces falta trabajar más las habilidades blandas y/o reforzar contenidos, porque lamentablemente en nuestro país, existe una brecha amplia entre colegios municipales, subvencionados y pagados; entonces el programa, pese a que no es un preuniversitario, también busca instalar conocimientos y/o reforzar los mismos de Lenguaje, Matemáticas y Autoeficacia. En el caso de las dos primeras materias, creo que es una muy buena oportunidad para los chicos, pues les ayuda en su primer año de universidad; mientras que en el caso de autoeficacia, eso les ayuda a organizarse (en temas de horarios, clases, estudio, etc.) y, además, les enseña a manejar los vínculos que generan, puesto que conocen personas que ya están o estarán en la PUCV y en su primer año de universidad ya tienen una red de amigos o conocidos con los cuales integrarse o apoyarse. Y, como los resultados de la primera generación nos respaldan, creemos que como programa estamos haciendo un buen trabajo con los estudiantes”.

Del mismo modo, Felipe González, Profesor de Lenguaje y Comunicación del programa, considera que: “Propedéutico es un espacio de formación que viene a desafiar a los estudiantes, porque se transforma en una instancia que implica un alto nivel de compromiso, así como también existe un alto nivel de exigencia, a propósito de lo que se espera es preparar a los muchachos, preparar a los participantes para la vida universitaria. Los expone a nuevas lógicas de enseñanza, los lleva a desarrollar procesos de aprendizaje autónomos, donde cada una de las actividades para el aprendizaje que se proponen, se transforman en verdaderos desafíos, donde a ellos les fueron entregadas una serie de herramientas y esas mismas, ellos tendrán que saberlas gestionar para poder dar respuesta a cada una de las problemáticas asociadas a su aprendizaje; Llevándolos desde una lógica un tanto más receptiva, como es propia de los niveles de enseñanza secundaria, a una lógica más activa, donde cada una de las actividades para el aprendizaje en el programa implica un proceso de toma de decisiones, implica un proceso de evaluación, crítica permanente y reflexión sobre lo que cada uno de ellos ya sabe.

Finalmente, para cerrar de forma concluyente y acotada las opiniones acerca de cómo se percibe el programa, pero desde una perspectiva más objetiva como público externo, la Jefa de Unidad de Apoyo al Aprendizaje de la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAE) de la Vicerrectoría Académica de la PUCV, Carolina Vidal Elsitdieh, afirma que el programa Propedéutico: “Es un gran aporte pues contribuye a la equidad en le ingreso a la educación superior de jóvenes con talentos académicos, otorgando igualdad de oportunidades. Ayuda a mejorar los procesos de inclusión y retención pues entrega herramientas para que los estudiantes logren un buen desempeño en la educación superior, reforzando las competencias básicas y genéricas que han ido adquiriendo a lo largo de su proceso educacional y que son fundamentales para disminuir las tasas de reprobación”.

De este modo, y habiendo conocido no sólo las opiniones representadas, sino también múltiples testimonios e historias de los estudiantes que ya egresaron del programa, se puede asegurar que el programa Propedéutico ha logrado posicionarse rápidamente como un programa efectivo de ingreso a la educación superior, tras recibir cifras positivas respecto al ingreso de estudiantes a la universidad, a su capacidad de retención y, por ende, nula deserción; información que resulta relevante al momento de evaluar resultados obtenidos por la gestión del grupo humano que conforma el programa y que tiene directa relación con las opiniones expresadas. Es decir, existe unanimidad en los comentarios respecto a los beneficios de Propedéutico en los estudiantes y en la universidad, así como también se generan ciertas proyecciones en los diferentes grupos al considerar que el programa resulta una alternativa viable y concreta para mejorar la educación, tal como lo lleva a cabo hace 10 años la similar iniciativa Beta PUCV.

Por Carolina Gaete Villanueva